Saltar al contenido

Productos mejorados con nanomateriales

Ligereza y resistencia son algunas de las propiedades que han popularizado las nanoformas en numerosos productos de consumo. La próxima vez que se compre una bicicleta, es posible que se siente sobre nanopartículas.

Los nanomateriales se utilizan en un gran número de productos de consumo. Los nanotubos de carbono y el grafeno se emplean en raquetas de tenis para hacerlas más resistentes e incrementar la potencia de golpeo de la bola. El dióxido de titanio se utiliza en los protectores solares como filtro ultravioleta para protegernos de las quemaduras, por citar solo un par de ejemplos.

¿Dónde puedo encontrarlos?

A continuación figuran algunas de las categorías en las que se encuentran con frecuencia productos mejorados con nanomateriales:

  • electrónica y paneles solares
  • cosméticos
  • pinturas y tintas
  • equipamiento deportivo
  • textiles
  • productos farmacéuticos

Si le gusta esquiar durante el invierno, sabrá lo importante que es que los esquíes se deslicen con facilidad por la nieve. Algunos se recubren de nanomateriales precisamente para mejorar esa característica. Algunas bicicletas de carretera modernas son muy ligeras. Ascender por una pendiente sobre un cuadro de acero pesado no tiene nada de divertido, a no ser que su objetivo consista en realidad en quemar una gran cantidad de calorías. Con un cuadro más ligero se consigue una bicicleta más rápida.

Algunos cuadros de bicicleta mejorados con nanotubos de carbono pesan únicamente 1 055 gramos y, sin embargo, son 400 veces más resistentes que los tubos de acero. La elección no le resultará difícil si lo que desea es participar en el Tour de Francia y coronar la cumbre de los Pirineos en primera posición. O incluso si, sencillamente, llega tarde al trabajo.

La nanoplata es otro nanomaterial muy extendido. Se encuentra en las lavadoras, los equipos hospitalarios, la ropa deportiva, los envases de alimentos y los suplementos alimenticios. Lo bueno de la nanoplata es que reduce las bacterias, de manera que su ropa olerá menos cuando corone esa cumbre en su bicicleta.

Nuevo protector solar transparente

Si alguna vez ha utilizado protección solar, es muy probable asimismo que haya tenido nanopartículas de dióxido de titanio en las manos.

El dióxido de titanio es uno de los nanomateriales más utilizados en productos de consumo. En el caso de los filtros solares, nos protege frente a la radiación ultravioleta (UV) del sol. ¿Recuerda esos antiguos protectores solares blancos y pegajosos habituales hace algunos años? Hoy en día, la nanotecnología, que se sirve de partículas invisibles a nanoescala, permite crear protectores solares transparentes e igual de eficaces.

Convertir la luz solar en electricidad

Los filtros solares no constituyen el único vínculo entre el sol y la nanotecnología. Esta también se utiliza para mejorar el funcionamiento de los paneles solares. Los nanomateriales ayudan a mantener los paneles limpios, y a elevar la cantidad de energía solar que estos pueden absorber y convertir en electricidad.

Son solo algunos ejemplos; la lista de productos de consumo que contienen nanomateriales es prácticamente interminable. Si mira a su alrededor en su casa o en la oficina, se encontrará nanomateriales utilizados en productos como las tintas de las impresoras de inyección o para tatuajes, pruebas de embarazo, desodorantes, dentífricos, botellas de plástico, prendas hidrorrepelentes, raquetas de tenis, neumáticos de coches, palos de golf, monitores de ordenador y pantallas de televisión, chicles y colorantes en caramelos.

Más información sobre los nanomateriales y dónde se utilizan.
Logotipo del Observatorio de Nanomateriales de la Unión Europea

Route: .live1