Saltar al contenido

¿Quién es responsable?

Tanto los empresarios como los proveedores, las autoridades y los Estados miembros tienen un cometido que desempeñar en la tarea de velar por un lugar de trabajo seguro frente a los peligros de las sustancias químicas nocivas. Saber cuáles son estas responsabilidades y dónde encontrar más información le ayudará a comprender sus derechos como trabajador.

El uso seguro de sustancias químicas en el lugar de trabajo es esencial; la exposición a sustancias químicas peligrosas causa hasta el 30 % de las enfermedades profesionales reconocidas y decenas de miles de muertes evitables en toda Europa cada año.

Por ley, en todos los países de la UE, usted tiene derecho a obtener respuesta a estas importantes preguntas:

  • ¿cuáles son los peligros de las sustancias químicas y los productos que manejo?
  • ¿cómo puedo utilizarlos de manera segura?

Estos requisitos legales se aplican igualmente a todas las empresas, tanto si fabrican como si importan o utilizan sustancias químicas.

Con arreglo a la legislación europea, las empresas deben adoptar medidas específicas encaminadas a controlar el riesgo para los trabajadores derivado de las sustancias peligrosas.

  • Siempre que resulte posible, deberá eliminarse el uso de sustancias peligrosas mediante la modificación del proceso o el producto en el que se empleen.
  • Si no es posible la eliminación, se sustituirá la sustancia nociva por otra no peligrosa o menos peligrosa.
  • Si no puede evitarse un peligro, se aplicarán medidas de control concebidas para proteger a todos. Por ley, deberá confiar en los equipos de protección personal únicamente como último recurso, cuando la exposición resulte inevitable.
  • Determinadas sustancias peligrosas exigen el cumplimiento de ciertos límites de exposición profesional (LEP) establecidos.

Las empresas son responsables de comunicar a sus empleados las cuestiones relativas a la seguridad en el lugar de trabajo. La información facilitada debe ser fiable, integral y fácilmente accesible. Los empleados deben tener la posibilidad de acceder a la información relativa a cuestiones y temas como:

  • los resultados de la evaluación de riesgos de su empresa;
  • los peligros a los que se exponen y cómo pueden afectarles;
  • lo que deben hacer para mantener su seguridad y la de otras personas;
  • el modo de inspeccionar y detectar deficiencias;
  • a quién deben informar de cualquier problema;
  • los resultados de las actividades de seguimiento de exposiciones y de vigilancia sanitaria;
  • las medidas preventivas que deben adoptarse si se realizan trabajos de mantenimiento; y
  • los procedimientos de emergencia y primeros auxilios.

Su seguridad en el trabajo empieza por usted. Consulte a su empresa o a su representante de salud y seguridad. Utilice nuestro sitio web como fuente de información.

Proveedores

En el caso de las sustancias peligrosas, los proveedores deben proporcionar fichas de datos de seguridad y colocar en los productos etiquetas que contengan la información de seguridad pertinente. Su empresa debe utilizar esta información para adoptar las medidas de gestión de riesgos pertinentes y velar por que usted utilice las sustancias químicas de manera segura en el lugar de trabajo.

Autoridades de la UE

La normativa de la UE en materia de sustancias químicas, como el Reglamento relativo al registro, evaluación, autorización y restricción de las sustancias y preparados químicos (REACH), el Reglamento sobre clasificación, etiquetado y envasado (CLP) y el Reglamento sobre biocidas, contiene mecanismos para proteger a los trabajadores frente a la exposición a sustancias químicas peligrosas.

Con arreglo a REACH, los fabricantes e importadores deben recabar y transmitir la información relativa a las propiedades de sus sustancias químicas para que los usuarios puedan manejarlas de manera segura. Las empresas deben cumplir asimismo las medidas de protección requeridas respecto a las sustancias extremadamente preocupantes.

La Directiva marco europea sobre salud y seguridad en el trabajo, establecida en 1989, garantiza unos requisitos mínimos de seguridad y salud en toda Europa.

El Reglamento de clasificación y etiquetado exige que los peligros se comuniquen claramente a los trabajadores y a los consumidores en la UE. Las empresas deben identificar las propiedades de sus productos químicos (sustancias o mezclas) que puedan resultar perjudiciales para las personas o el medio ambiente. Deben clasificarlos con arreglo a los peligros identificados.

Las sustancias químicas peligrosas deben etiquetarse de manera apropiada para que los usuarios, ya sean trabajadores o consumidores, puedan entender claramente sus efectos y adoptar decisiones informadas respecto a los productos que adquieren y utilizan.

De acuerdo con el Reglamento sobre biocidas, los proveedores de sustancias biocidas activas deben facilitar información sobre las mismas. Todos los biocidas necesitan una autorización de la ECHA o de una autoridad nacional previa a su comercialización. Las sustancias activas contenidas en el biocida en cuestión deberán haber sido aprobadas previamente.

Además, otras leyes regulan la seguridad en el lugar de trabajo.

Estados miembros

Las autoridades competentes de los Estados miembros desempeñan una función esencial en la tarea de garantizar el uso seguro de las sustancias químicas.

Colaboran estrechamente con la ECHA y la Comisión Europea. Las autoridades nacionales evalúan las sustancias registradas y participan activamente en la adopción de las decisiones de evaluación de la ECHA. Los Estados miembros pueden proponer restricciones de determinadas sustancias químicas si los riesgos asociados a estas deben abordarse a escala de la UE. Pueden proponer asimismo que se identifique a ciertas sustancias como posibles sustancias extremadamente preocupantes. Los Estados miembros también evalúan las solicitudes relacionadas con los biocidas.

Las autoridades nacionales competentes se encargan de velar por que las empresas cumplan la legislación sobre sustancias químicas.

Más información


Route: .live1