Saltar al contenido

Sustancias químicas en cosméticos

En Europa, utilizamos como media al menos siete productos cosméticos diferentes al día. Dichos cosméticos van desde productos de higiene, como jabón, champú, desodorante y dentífrico, a productos de belleza, como perfumes y maquillaje. Los cosméticos contienen numerosas sustancias químicas: eche un vistazo a las etiquetas de los componentes.

Europa cuenta con la legislación más exhaustiva sobre cosméticos en el mundo. El Reglamento sobre productos cosméticos contiene una lista en la que se especifican las sustancias cuyo uso está permitido, las que se encuentran sujetas a restricciones específicas, y las prohibidas.

Algunas sustancias químicas en cosméticos pueden causar reacciones alérgicas. Estos componentes suelen ser artificiales, pero también pueden ser de origen natural. Por tanto, «natural» no significa necesariamente que exista un aumento de la seguridad.

Las sustancias que pueden causar alergias suelen ser conservantes y perfumes. Los conservantes se emplean para prolongar el periodo de validez de un producto y destruir las bacterias que, de lo contrario, podrían crecer en el mismo.

¿Quién es responsable de la seguridad de los cosméticos?

Antes de vender un cosmético, un fabricante debe garantizar que su producto se someta a una evaluación científica para determinar su seguridad. Deben remitir la información de tal evaluación a las autoridades europeas a través de un portal de notificación de productos cosméticos, demostrando que la sustancia utilizada en el producto no supone un riesgo para la salud.

Las autoridades de cada país de la UE se encargan de la vigilancia del mercado y realizan diversas pruebas de los productos. Pueden retirar aquellos que contengan sustancias químicas prohibidas. Estos casos se notifican a la Comisión Europea, que comparte la información con todos los países de la UE.

Puede suscribirse usted a un resumen semanal de productos retirados en cualquiera de los países de la UE porque se ha comprobado que no son seguros.

Nanomateriales

En los productos cosméticos, un nanomaterial es un material insoluble o biopersistente y fabricado de forma intencionada. En la UE, las empresas deben especificar si su producto cosmético contiene nanomateriales.

Los utilizados como colorantes, conservantes y filtros UV deben ser autorizados por la Comisión Europea antes de su utilización en productos cosméticos. 

Los nanomateriales deben estar etiquetados en la lista de ingredientes con el término «nano» entre paréntesis tras el nombre de la sustancia.

Sin ensayos con animales

En Europa los ensayos de productos cosméticos en animales están prohibidos desde 2004. También está prohibido en Europa comercializar cualquier producto cosmético que contenga ingredientes probados en animales.

Sin embargo, numerosos ingredientes contenidos en cosméticos se utilizan asimismo en otros productos, como los farmacéuticos, los detergentes y los alimentos. Por tanto, algunas de estas sustancias pueden estar sujetas a requisitos relativos a las pruebas en animales con arreglo a las leyes correspondientes. Existen aún ciertas pruebas que no pueden sustituirse por métodos fiables de experimentación sin animales, si bien la UE y la comunidad internacional trabajan en el desarrollo de otros nuevos.


Route: .live2