Saltar al contenido

Conozca sus productos electrónicos y sus sustancias químicas

Los dispositivos de su hogar, como teléfonos, ordenadores, tabletas, equipos de televisión, consolas de juego y electrodomésticos inteligentes, están constituidos por cientos de componentes y miles de sustancias químicas.

Algunas de las sustancias químicas presentes en los productos electrónicos como, por ejemplo, metales pesados, retardadores de llama, agentes antiestáticos o ablandadores plásticos, son tóxicas. Sin embargo, la pregunta clave es: ¿se expone el usuario a estas sustancias? Si utiliza el dispositivo en la forma prevista, su grado de exposición será muy bajo. Por ejemplo, la placa de circuito de su teléfono móvil no suele entrar en contacto con la piel.

Pero sí existen ciertas sustancias químicas peligrosas, como determinados ftalatos y algunos retardadores de llama, que los dispositivos electrónicos pueden emitir al aire y al polvo en su hogar. Debe asegurarse asimismo de deshacerse de estos productos correctamente; de lo contrario , pueden liberarse sustancias tóxicas en su entorno.

La normativa de la UE sobre sustancias químicas pretenden limitar o eliminar el uso de sustancias químicas peligrosas en dispositivos electrónicos en los casos en que existan alternativas más seguras. También se anima a las empresas a sustituir las sustancias químicas peligrosas por esas alternativas más seguras. Las empresas pueden obtener exenciones y autorizaciones para utilizar determinadas sustancias químicas peligrosas en dispositivos electrónicos, normalmente durante un periodo limitado.

Metales pesados

Actualmente, los metales pesados resultan esenciales en la mayoría de los dispositivos electrónicos, aunque las empresas innovadoras buscan permanentemente alternativas más seguras. A continuación figuran algunos ejemplos típicos:

  • Cadmio - utilizado en pilas de ordenador recargables, contactos y conmutadores.
  • Mercurio - utilizado en las pantallas de cristal líquido (LCD) de los teléfonos móviles y las pantallas planas de ordenador, así como en interruptores, pilas y lámparas fluorescentes.
  • Plomo - utilizado en los tubos de rayos catódicos (CRT) instalados en pantallas de ordenador y televisión.
  • Cromo hexavalente - utilizado en la producción de distintas carcasas metálicas.
  • Níquel - utilizado en las placas de circuito y las soldaduras de algunos teléfonos móviles.
  • Plomo y cadmio - utilizados en las pilas recargables de las consolas de juego y en juguetes eléctricos.

Retardadores de llama

Los retardadores de llama se utilizan para impedir o retrasar el avance de un fuego. Uno de sus efectos consiste en ampliar el tiempo disponible para escapar en caso de incendio. Por tanto, se trata de sustancias muy sólidas y no se biodegradan con facilidad. Permanecen en el entorno natural durante mucho tiempo. Los retardadores de llama pueden pasar de sus productos electrónicos al polvo de su hogar. Los dispositivos electrónicos nuevos también pueden liberar retardadores de llama al calentarse.

Consejos para un uso más seguro

  • Busque productos con una etiqueta ecológica. Por ejemplo, las televisiones, impresoras, portátiles y ordenadores en los que figura una etiqueta ecológica de la UE se han fabricado utilizando la menor cantidad posible de sustancias químicas peligrosas.
  • Busque productos con el marcado CE. Esto significa que el fabricante garantiza que el producto cumple los requisitos de seguridad establecidos por la UE.
  • Utilice los productos para la finalidad y en la forma descritas por el fabricante en las instrucciones.
  • Utilice su derecho a preguntar en la tienda si su dispositivo electrónico contiene «sustancias extremadamente preocupantes» por encima de un límite determinado. Por ley, el minorista o el fabricante deberán informarle de si el producto contiene alguna de esas sustancias, y del modo de utilizarlo de manera segura.
  • Airee las habitaciones periódicamente e intente evitar la acumulación de polvo en su hogar.
  • No permita que los niños pequeños muerdan o desatornillen dispositivos electrónicos.

Recicle los dispositivos electrónicos con precaución

Los materiales tóxicos presentes en sus dispositivos electrónicos pueden dañar el medio ambiente si no se deshace de ellos correctamente.

Entregue sus aparatos eléctricos viejos y los residuos electrónicos en su centro local de tratamiento de residuos medioambientales o de reciclaje para evitar la emisión de sustancias nocivas al medio ambiente.

Más información


Route: .live2